domingo, 9 de marzo de 2008

La Burbuja que ríe... se ríe de ti

No se me ocurre ningún calificativo positivo para definir este restaurante. A eso tengo que sumar mi perplejidad, una vez más, ante tanta cola de desesperados/as hambrientos y con ganas de que les tomen el pelo. El espacio es enorme, para acoger a hordas de amiguetes dispuestos a beber sidra como elemento exótico y ponerse hasta arriba de patatas. ¿Por qué no lo habrán llamado La Patata que Ríe? Comienzo mi retahíla: el chorizo a la sidra ni lo cortan (no está mal de sabor pero el aspecto es muy cutre); la ensalada es para salir corriendo: lechuga iceberg insípida con una salsa rebajada e irreal de queso cabrales; las "Patatas a la Burbuja" son un cuadro: la papata marchita y retorcía de pena con una salsa que no es para dar saltos; las costillas secas, y con más patatas; ¿y el postre? Es que me da la risa floja el surtido de tartas: una bandeja de acero inoxidable y sobre ella un magma imposible de diferenciar gracias a los chorros de nata que despiadadamente han caído encima del surtido. ¿Por que no mejor jugar a la guerra de tartas y vivir una tarde catártica y liberadora de traumas?

Dirección: c/ Ángel 16
Teléfono: 91 366 5167
Precio medio: 15-18 euros
Al plato vendrás valora - Paladar: 3 Servicio: 2