domingo, 23 de diciembre de 2007

Emma y Julia

Tenía que hablar de este restaurante vecino que me ha dado tanta alegrías. Lo asocio institintivamente a algo familiar, no sólo por su decoración (cálida y propia de trattoria), sino porque en más de una ocasión hemos aterrizado después de llegar de un viaje largo, o se propone cenita con amigos/as que están de paso por Madrid, o simplemente porque apetece y a golpe de telefonazo le espeto al Kike: "tío, apetece una cenita en el Emma y Julia, no?". En fin, que es uno de esos lugares en los que me encuentro a gusto, se come de vicio y no enloqueces con la cuenta. De antipasti recomiendo la cazuela de boletus. Es poderosa. Las pizzas son de masa fina al horno de leña. Un encuentro con el sabor romano (eso no lo digo yo, sino el Kike, que ha vivido 5 años en Italia). La pasta fresca es deliciosa (suelo pedir los tortellini al tartufo, con trufa y boletus, o los rellenos de calabaza). Los tortellini de bacalao también son muy recomendables. Para poder degustarlos sin interrupciones, los suelen cocinar con aceite de salvia (si no recuerdo mal), aunque también puedes pedirlos con salsa natural de tomate. Yo, prefiero el aceite. Hay que reservar con un pelín de antelación.

Dirección: Cava Baja 19
Teléfono: 91 366 1023
Precio: 20-30 euros
Al plato vendrás valora - Paladar: 7,5 Servicio: 7

2 comentarios:

fiore dijo...

Esa pasta es de la marca fio´r d´italia, fabricada en madrid y servida a restaurantes de alta gama de la comunidad. De hecho se sirvio una de sus variedades en al boda del príncipe de asturias

neo dijo...

La de ayer fue una noche 'meravigliosa', a la que sólo falto la presencia de la G. Nannini para que fuera una perfecta noche sienesa.
La ganadora del Top Chef y autora de este blog, mi querido Fry y un espectante servidor marcharon raudos a reservar mesa en el Emma y Julia. La suerte nos acompaña y despues de un buen Pittacum en el Almeria me acerco a este santuario del que tanto había oído hablar; Alejandro se encontraría en el mismo estado de nervios que yo cuando se acercaba a Siwah. (Bueno, aquí me pudo el entusiasmo, lo lamento!)

La cosa empieza bien; me fascina la variedad de DOC's de la carta de vinos hasta tal punto que de no haber sido por ser 3 los comensales, el Brunello no nos lo quita ni D***!, entre el Gallo Nero y el Nobile de Montepulciano nos quedamos con este último. Excelente! cómo no! Una hermosa tabla de embutidos toscanos que nos descubre un apetito voraz. Mientras se discute sobre la conveniencia del lugar de pasto de la Bufala!
Llega la Gala de la fiesta; Pizza Emma y Luisa; genial 'tartufada' elección y original, Tortellini al mero, qué recuerdos a los Aperitivos de Il Caffe degli Archi en Montepulciano!, y por recomendación: el inigualable Ravioli al Funghi Porcini: DIOS!!! Fue como estar alli! No en Italia, no en la Toscana, sino en el Valdichiana!

Vale que el vino fue 23€, pero pensad que por esa botella se pagan no menos de 10€ directamente en la bodega.

Sencillamente, un lugar para no parar de deleitarte, degustar y disfrutar del placer de comer en Siena; pero un poquito más cerca y por menos de lo que te cuesta un vuelo a Pisa con la RyanAir!