sábado, 27 de octubre de 2007

Al plato vendrás, Lavapiés

Muchos/as de vosotros/as conoceréis los garitos de los que voy a hablar pero para los que no, o lo que necesiten tirar de lista para domingos cañeteros, entresemanas de abandono nocturno o de economía canina, ahí va mi ruta favorita:

MELOS: un gallego de cara ancha decidió montar un pequeño bar de carta recortada pero de proporciones generosas y sabores hogareños. Suntuosas las empanadillas de atun, suculenta la babilla que expulsa la bechamel de las croquetas y superiores sus zapatillas (rebanadas de hogaza tostada con queso tetilla y lacón). Recomendaciones: ir o bien muy pronto por la noche o pasada la medianoche. Siempre está petao. Precio medio: 7-10 €. Dirección: calle Ave María 44.

SHAPLA: este bengalí, quizá ya por los lazos emocionales que me unen, es uno de los más sabrosos de los 20 que han abierto en estos dos últimos años en Lavapiés. Su terracilla abre de primavera a bien avanzado el otoño y es un lugar estupendo para relajarte frente a un botellín de Mahou y un Tikka Masala de chuparse los dedos. Recomiendo con ardor (de estómago) el Beef Vindal (ternera con salsa picante y especias) y para paladares suaves, el Palak Panir (crema de espinacas con queso indio). Riquísimo el arroz Biryani y pa mojar en las salsas un Nan, simple, con ajo o queso. Precio medio: 9-14 €. Dirección: calle Lavapiés 42.

LA MANCHA: garito del que se dice que tiran una de las mejores cañas de Madrid. Amplio, ambiente muy variado y donde circulan todos los/as vendedores/as de la zona (desde la del maletín de pendientes, la del papel de liar de celulosa o el vendedor de poemas). Ricas, ricas las raciones de cecina y los canapés de bacalao en aceite. Recomendaciones: los domingos cortan queso y embutido a destajo y puedes picar de los platos que sitúan en las barras libremente. Precio medio: 6-12 €. Dirección: calle Miguel Servet 13.

EL FANTASTICO: en la misma línea de los bengalíes, está este peculiar restaurante con carta enciclopédica y larga terraza. Sus dueños nada tienen que ver en grado de simpatía con los del Shapla pero es un estupendo lugar si vas con alguien de gustos clásicos porque en la enciclopedia también puedes degustar patatas bravas o paella valenciana. Así son de arriesgados. Te quita el sentío el Chicken Tikka Masala o el Chiken Curry Madras. Otros platos que se pueden disfrutar....el Sizler vegetariano o el Ginger Lamb (cordero al gengibre). Curiosa carta de tés. Precio medio: 10-14 €. Dirección: calle Doctor Piga 21 (al final de Argumosa).

HAY QUE AUMENTAR ESTA LISTA. ¿ALGUNA OTRA RECOMENDACIÓN?..

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece una idea fantástica a la vez que práctica este blog para los amantes de la buena cocina y sin muchos leuros en el bolsillo, en ocasiones, para degustar buenos platos.
Esta recomendación es para los arroceros por 13€ podeis tomaros en La Arroceria Gala desde el clásico arroz con pollo a un arroz negro muy rico, Está en la c/Moratín nº22 en Huertastlf.91.420.19.50 Cristina Martinez

Anónimo dijo...

me alegro de que tengas un blog tan delicioso. Mi recomendacion es el Circus, un restaurante en el que por 12-15 euros con bebida, puedes comer noodels con o sin sopa y con todo tipo de ingredientes(pato, pollo, anacardos etc.), hasta que te salgan por las orejas. Calle Libertad 13 en Chueca Teléfono: 915225215. Cris Herrera

David dijo...

Hola! Me gusta mucho la idea de este blog, de hecho conozco alguno como "cucharete", que tambien es de restaurantes madrileños. Espero ver alguna critica de los restaurantes asturianos :P. Suerte!

Cattya dijo...

Pues yo os voy a recomendar, así en rollo sabroso/barato, el restaurante Rey de tallarines, tras las Plaza de España.

Con una surrealista decoración marinera heredada de la cafetería gallega que estuvo antes en el local, allí se puede ver como un chino (¿será el rey?) hace a mano los gruesos, resbaladizos y deliciosos tallarines que luego te sirven.

Lo mejor, los tallarines, claro: buenísimos y baratisimos, aunque el local es cutre donde los haya. Muy recomendable.

Noé Ortega Quijano dijo...

Hola Kaasi, me encantaría conocer alguna de las fotografías que me has mencionado, parecen muy sugerentes. Si tienes un rato y te apetece, me puedes enviar alguna a noe_ortega@hotmail.com

Un saludo con un poco de perejil,

Noé

Marie-Antonie Carême dijo...

Enhorabuena por el blog y, sí, tengo una recomendación, se trata de “Casa Salvador”, restaurante que conserva en sus paredes y en su mobiliario las huellas que el tiempo le ha ido dejando: los blancos uniformes de los camareros, las paredes pobladas de motivos taurinos, los azulejos rosados de los aseos. Lo regenta Pepe Blázquez, que lo conoció ya de niño, cuando el local era una bodega, hará ya más de sesenta años, igual que conoció y conoce desde entonces a muchos personajes (Ava Gadner, Rafael de León o J. Sabina) que lo han frecuentado. No obstante, también el común de los mortales puede gozar de una cocina tradicional concebida y cocinada para paladares que gusten de asombrarse en la entereza y perfección de lo ya conocido, que prefiera buscar los matices que puedan aportar otros fogones a la fórmula tradicional tantas veces transitada. Ahí están, por ejemplo, los buñuelos de bacalao, recién hechos, en su punto de textura y de sabor; ahí su rabo de toro estofado, glorioso, serio, sabrosísimo; ahí sus ensaladas sin pretensiones, jugosas, equilibradas; ahí su leche frita, casera, dulce, caliente gelatina que canta garganta abajo. El servicio, atento; el ambiente, tranquilo, alejado de los estrépitos que demasiado se estilan; los aseos, suficientes; la cubertería, de bodeguilla antigua; el pan y el café, apropiados. Sólo un “pero”: el orujo final, obsequio de la casa, pachucho y flojo, pálido remedo del que se gesta en las pacientes destilerías caseras norteñas. Su lugar; el centro de Madrid, barrio de Chueca. Su precio, justo. Sus credenciales (ya se habrá adivinado) toreras: “Casa Salvador” templa, manda e invita a alargar la embestida y la conversación con un buen puro (en sus dos plantas se puede fumar) en un ambiente antiguo, agradable y algo nostálgico.
“Casa Salvador”, c/ Barbieri, 12. (20 a 30 e.)

Anónimo dijo...

Castizo, castizo es comer, cenar, desayunar.... vivir en Lavapiés, mi barrio. Quien añora este barrio donde "pluricultural" no es sinónimo de exótico sino conexión de culturas, opina, y me incluyo, comer es disfrutar de lo auténtico sin necesidad que sea exclusivo. Es por y para el público, como todo lo que define mi barrio "para toda la vida"...

Anónimo dijo...

Sabes a divinidad... hindú, claro

nopisto dijo...

Sin salir de Lavapiés tienes Bombay Palace que es un indio estupendo y barato, sobre todo para los tandoori. Su vecino Moharaj no está tampoco mal y se especializa en curries.

Más castizo es Casa Lastra donde hacen fabes de veinte mil maneras y casi todas buenas.

Subiendo de presupuesto, y también de calidad, en Tres Peces tienes el Ventorrillo Murciano donde sirven alguno de los mejores arroces de madrid.

Que os aproveche

laura dijo...

Nopisto, el Lastra es un asturiano de escándalo, se merece una entrada propia. gracias por las recomendaciones