domingo, 1 de febrero de 2009

El Arabia en Chueca

A pesar del ambiente íntimo y excesivamente oscuro, de las sillas de madera maciza que te abren las carnes y del run-run de las decenas de conversaciones a tu alrededor, este restaurante árabe situado en una de las extremidades del barrio de Chueca merece mucho la pena. No sólo por su precio, sino por la calidad y sabor de casi todos los platos de su reducida carta. El top de los tops es, en mi opinión, la pastela, un pastel de hojaldre de pollo dulce (o paloma, que no es el caso de este restaurante). Se te abren los sentidos, de verdad. El falafel también es muy tierno, y lo ponen con una salsa de tomate fresco que mejora el plato. El hummus (o como viene en la carta: crema de garbanzos) y la crema de berenjenas con tomate son entrantes obligatorios. Llegamos a los cous-cous; paradojicamente lo más flojo de su carta. Pero si hay que elegir, me quedo con el de pollo con cebolla caramelizada o el de calabaza con leche.

Tienen pocos postres, y todos son chutes de glucosa, pero si lo combinas con un té rojo, verde o de cualquier otro color, tienen un buen pase.

Dirección: c/ Piamonte 12
Teléfono: 91 532 5321 - L a X cerrado y V al mediodía
Precio: 15 euros
Al plato vendrás valora - Paladar: 7,5 Servicio: 7

1 comentario:

Jesús dijo...

¿Pues nun dijísteme que ibais a esperarme? Aún con todo, soy un talibán y poner en la carta humus en igualdad de condiciones con cuscús me parece la misma osadía sin sentido que colocarte un salmorejo de segundo que siga a un primero de fabada.
PD: Os he dejado una
invitación explícita en casa del maestre Alfonso, pero ya os la repetiré mañana por e-mail.